• poderosamx2020

Carla Fernández, la diseñadora que se unió a Grupo Modelo contra la COVID-19



La diseñadora Carla Fernández se unió a Grupo Modelo en los esfuerzos contra la COVID-19 a través del proyecto #PonteLaMáscara, de Cerveza Victoria.

Con esta iniciativa, Fernández ha logrado dar visibilidad a las creaciones de cientos de artesanos, con los que trabaja desde hace una década, que se vieron afectados por la pandemia en varios estados de nuestro país, entre los que se encuentran:

  • Michoacán

  • Guerrero

  • Oaxaca

  • Colima

  • Chiapas


Además, un porcentaje de lo que se recaude del proyecto será destinado a beneficiar económicamente a quienes diseñaron los cubrebocas.

Esta semana, Grupo Modelo y Cerveza Victoria entregaron 10 mil mascarillas sanitarias al personal de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (Semovi), lo que permitirá una reapertura progresiva de trámites con las debidas medidas de protección.


El personal de módulos de atención, así como cientos de taxistas y choferes de rutas y corredores de la capital, recibirán cubrebocas de algodón 100 por lavables y reutilizables.

Asimismo, trabajadores de las áreas verdes y quienes colaboran en la limpieza y sanitización de las calles de CDMX, de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México (Sobse), tendrán acceso a la iniciativa #PonteLaMáscara.

Efraín Morales, Director General de Servicios Urbanos y Sustentabilidad de la Sobse, dijo sobre el tema:

“Es una cara amigable en medio de la pandemia que estamos viviendo. Le da otro significado al trabajo de estos artistas y de las comunidades a las que se beneficia a través de la diseñadora y Grupo Modelo”

Durante una entrevista, Carla Fernández explicó que al elaborar máscaras sanitarias de la mano de artesanos se tiene el objetivo de evitar un impacto en el medio ambiente:

“Nos movimos para ayudar a la contingencia con cubrebocas de calidad, al final no queríamos crear accesorios que contribuyeran a la contaminación y perjudicaran al medio ambiente a la larga”

Para los diseños se utiliza algodón mexicano hecho en Puebla, que es enviado a la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, en Yucatán, para imprimirlo con tintas ecológicas.


Las mascarillas se terminan de maquilar en talleres de CDMX, Iztapalapa y Puebla, por lo que el proceso es más lento y complicado; incluso, el proyecto ha tardado meses en desarrollarse y mejorarse, pero ya cuenta con la certificación del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Carla Fernández también trabaja en un proyecto que busca elaborar cubrebocas personalizados para empresas e instituciones educativas:

“Les ayudamos a diseñarlos de manera que combinen con sus uniformes y sean más duraderos. Estos tienen dos filtros de tela y adentro le pueden meter un tercero para tener mayor protección”
1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo